Domingo 26/03 18:00 hs.
Bono: $200
Estudiantes y jubilados: $160
[ Nocturno Hindú ] de A partir de la novela de Antonio Tabucchi.
Presentaciones en España e Italia / Premios Teatro del Mundo - Mejor Adaptación y Mejor Actuación Masculina – 1998 / 1er lugar en Certamen Metropolitano de Teatro “Bs. As. Teatro 1999”
sobre Nocturno Hindú
Un hombre, un viaje a la India en busca de un amigo desaparecido, una travesía transformadora que le permite descubrir su propio ser.


Elenco: Alfredo Martín, Agustín León Pruzzo y Gabriela Izcovich
Adaptación y Dirección: Gabriela Izcovich

 

ficha técnica
Elenco: Alfredo Martín, Agustín León Pruzzo y Gabriela Izcovich
Escenografía: Alicia Leloutre
Música Original: Ezequiel Izcovich
Iluminación: Iluminación: Mariano Dobrysz
Asistencia de dirección, producción ejecutiva y fotos: Marco Riccobene
Sobre "Nocturno Hindú"

Un hombre realiza un viaje a la India en busca de su amigo del que no sabe nada desde hace mucho tiempo, esta travesía se transforma en un descubrimiento de su propio ser.

Luego de 18 años, se estrenará “Nocturno hindú”, adaptación teatral realizada por Gabriela Izcovich de la novela homónima de Antonio Tabucchi.
“Nocturno Hindú” ha recibido el Premio “Primer Teatro del Mundo 1998” en el rubro Mejor Adaptación y Mejor Actuación Masculina. También ha sido calificada en primer lugar en el Certamen Metropolitano de Teatro “Buenos Aires Teatro 1999”.
Este espectáculo se representó en Barcelona, como así también en Florencia, Italia, donde estuvo presente Antonio Tabucchi

El protagonista va a la India en busca de un amigo que ha desaparecido de su vida y del que no sabe nada desde hace mucho tiempo. El itinerario que realiza lo van diseñando las personas con las que se va encontrando en cada sitio, "La vida no está hecha de paisajes naturales, sino de paisajes humanos", dice Tabucchi.
A medida que avanzamos en su recorrido, cada vez más tenemos la sensación de adentrarnos en un Nocturno que abarca a una sombra. Esa sombra sea tal vez la persona que él busca o quizá el llamado para un viaje interior. La India multifacética y contradictoria está presente. Tan presente como la ansiedad del protagonista que recrea un mundo paralelo.

Esta historia fue escrita a propósito de un viaje que el escritor hizo a la India y quién escribió acerca de esta experiencia: “Este libro, además de insomnio, es un viaje. El insomnio corresponde a quien ha escrito el libro, el viaje a quien lo hizo”.

 

dijo la prensa
(Diario La Nación (por Alberto Catena).)
“Las excelentes actuaciones del trío protagónico: Alfredo Martín como Roux, en uno de los mejores trabajos de su carrera, Gabriela Izcovich y Agustín León Pruzzo, que en la encarnación de varios personajes exponen una gran ductilidad no exenta de un refinado humor, que tampoco falta en el texto y le da a veces una apariencia falsamente distante, y la iluminación de la palabra, ese nuevo dios al que alude Pessoa. Entre tantas ironías filosas de los diálogos y las exploraciones casi detectivescas detrás del paradero investigado, asoman frases que, como resplandores, alumbran las sombras de la abyección o el horror...”
(espectaculosdeaca.com.ar)
"...En esta excelente adaptación de Gabriela Izcovich que también es una de las tres intérpretes en escena- se logra transmitir la misma inquietud que el autor italiano fallecido en 2012 imprimió en su libro, que no es otra que la interrogación sobre el mandato romántico de escribir con el cuerpo la propia novela ¿Hasta qué lugar es con letras la única manera posible de escribir un poema? ¿Es posible la mímesis en la literatura?..."
("Luna teatral 2", (por Azucena Ester Joffe y María de los Ángeles Sanz))
"...Una historia exótica, que en los personajes comienza en la construcción de una identidad a partir del vestuario, y sigue por la gestualidad, la voz y los tempos diferentes entre una cultura otra; y su escritura escénica que a través del recorrido laberíntico nos sumerge en ese espacio casi onírico... La precisa iluminación oculta y descubre de manera escurridiza cada escena. Pues cada criatura se va desplazando por el amplio espacio lúdico y a medida que el juego actoral lo construye a su vez lo va deconstruyendo. Imágenes visuales efímeras en un devenir poético..."
ver nota digital
(Blog "La mirona artística" (por Vivi Montes))
“Entre las correctas actuaciones, destaca por su versatilidad la del actor Agustín León Pruzzo, con una llamativa velocidad y prolijidad para cambiar de personajes en el acto. Otro recurso que imprime distinción a la pieza es el uso de la oscuridad como elemento sugerente que moviliza el misterio que impregna a la obra. Así, se va desarrollando este extenso viaje que cada vez se torna más introspectivo, el protagonista se va perdiendo a sí mismo en esas tierras lejanas y entre esos extravagantes, pero seductores personajes hasta perder de vista las razones iniciales de su viaje e ir hacia un extraño encuentro..."
ver nota digital
(Blog Spectavi (por Luciano Alonso))
“Gabriela Izcovich (que además de dirigir la adaptación, actúa), se las ha ingeniado de una manera notable para transmitir el mensaje de Nocturno hindú, incluso a pesar de las limitaciones, incluso a pesar de la traducción, del idioma. Está bien, suena lógico: Gabriela Izcovich viene trabajando en esa línea desde hace años ya, adaptando obras literarias que parecen intraducibles al lenguaje teatral y siempre ha salido bien parada... Es curioso, pero pienso que parte del acierto de Nocturno hindú está, precisamente, en haber sabido captar que, aunque transcurre en la India, en realidad la obra transcurre en ningún lado...”
ver nota digital
(Binoculares (por María Eugenia Barrionuevo))
“Es destacable que tantos diferentes lugares puedan ser recreados en un mismo espacio, por lo que la puesta se lleva varios de los aplausos de la obra.
Finalmente y así como los viajes son invitaciones a conocernos, el teatro también nos invita a reconocer a los autores y en este caso, llegar a Tabucchi no es poca cosa. Un placentero viaje sin vuelta atrás...."
ver nota digital
(Tango Diario, (por Federico Frisach))
“¿Cómo representar a la India, un país de miles de millones de habitantes, en un escenario negro y rectangular en el barrio de Almagro? Aquí Izcovich desenvaina múltiples recursos. Trabajo de luces, cambio de tiempos y de personalidad en los personajes vistiéndose y devistiéndose cambiando el tono y el acento de su voz, la insoportable impaciencia de no saber que ocurre, algunos elementos de escenografía que según su lugar cambian de valor logran que, al final, Izcovich lleve al espectador de Bombay hacia sus alrededores, como en un tren fantasma...”
ver nota digital
el público opina