Sábado 16/09 21:00 hs.
Bono: $200
Estudiantes y jubilados: $160
[ El amor es un bien ] de Francisco Lumerman. A partir de Tío Vania de Anton Chéjov.
III Festival de Novísima Dramaturgia Argentina del CCC., Selección de obras CABA (INT), XII Festival de Teatro de Rafaela, y Fiesta de Teatro de CABA (2016). Nominaciones Premios Trinidad Guevara y Teatro del Mundo.
Sala principal
sobre El amor es un bien

“Que las generaciones futuras alcancen la felicidad: pero, eso sí, sin dejar de preguntarse qué ideales tuvieron sus antepasados, en nombre de qué sufrían”. Anton Chéjov

Elenco: Manuela Amosa, Jose Escobar, Diego Faturos, Jorge Fernández Román, Candela Souto Brey
Dramaturgia y Dirección: Francisco Lumerman

ficha técnica
Dramaturgia y Dirección: Francisco Lumerman
Actúan: Manuela Amosa, Jose Escobar, Diego Faturos, José Fernández Román y Candela Souto Brey
Espacio: José Escobar
Muebles: Gonzalo Córdoba Estevez
Diseño de luces: Ricardo Sica
Diseño gráfico: Martín Speroni
Fotografía: Nora Lezano
Prensa: Carolina Alfonso
Asistencia de dirección: Ignacio Gracia
Producción ejecutiva: Zoilo Garcés
Argumento
Sonia y su tío Iván viven en Carmen en Patagones, un pueblo al sur del país. Tienen un hostel en el que viven y trabajan, y además ensayan para sus recitales. El único huésped se llama Pablo, un médico joven que no sabe hasta cuando va a quedarse. Con la llegada de Alejandro (padre de Sonia), y su nueva mujer Elena, la convivencia empieza a incomodar. Cinco vidas a la deriva entre canciones, dulces caseros y fracking; y una pregunta implícita: ¿Pueden hacer otra cosa? ¿Podemos hacer otra cosa en este mundo?
Premios y reconocimientos
Francisco Lumerman, autor y director de "El amor es un bien", fue nominado en los premios Teatro del Mundo 2015 en la categoría Adaptación.
"El amor es un bien" participó del III Festival de Novísima Dramaturgia Argentina del Centro Cultural de la Cooperación y fue elegida para formar parte del evento Fiesta de Teatro del CABA - Edición 2016, organizado por el INT (Instituto Nacional del Teatro).
"El amor es un bien" participó de la XII Festival de Teatro de Rafaela, en julio de 2016.
José Escobar fue nominado en el rubro "Mejor actor de Reparto" en los premios Trinidad Guevara 2016, por su personaje de Iván.
dijo la prensa
(La Nación)
Francisco Lumerman se lanza a dirigir con un ojo preciso para dar lugar a un drama, de esos que duelen, que devastan. Es una obra con un texto riquísimo y contundente.  Las actuaciones, por su parte, son maravillosas. Una mejor que la otra, tan bien dirigidas que se lucen de manera ejemplar. José Escobar, en la piel de Iván, ese tío Vania, es implacable, con una sensibilidad que atraviesa a cada uno del público.

Una maravillosa manera de acercarse a Chejov, actual, fresca, pero que conserva ese grado de humanidad extrema que nos asegura que aunque el entorno cambie las cosas esenciales trascienden todas las épocas.

ver nota digital
(Buenos Aires Herald)
ver nota digital
(La Nación)
ver nota digital
(Telam - Agencia de noticias)
El elenco entrega trabajos exquisitos dentro de esa lógica de la precisión, donde cada gesto y cada movimiento de los cuerpos se corresponden a la sonoridad y a los silencios de ese cuento donde se ingresa con la distancia de un espectador cualquiera, pero al terminar la función resulta difícil no empatizar y sentirse un poco como alguno de los personajes.

“El amor es un bien” se compromete con la estética y las tensiones latentes de aquellas “escenas de vida de campo”, como definió el dramaturgo ruso Chéjov a su obra a "Tío Vania" (1899), pero al mismo tiempo el director construye otro universo.Un mundo marcado por la nada aparente de Carmen de Patagones, geografía donde todo puede suceder (la obra menciona como al pasar la Masacre escolar ocurrida allí en 2004), sin alterar la siesta de la llanura, un acabado clima de tensiones latentes y distancias que Lumerman construye con acierto.

ver nota digital
(Revista Ñ - Clarín)
ver nota digital
(La Nación)
ver nota digital
(Daniel Gaguine, El Caleidoscopio de Lucy )
El minimalismo de la puesta en su escenografía y objetos brinda una fortaleza mayor a los climas y las palabras. Es el axioma “menos es más” llevado a su máxima expresión, con los mejores resultados.

El texto es revitalizado en su nueva forma de contar lo ocurrido y ubicarlo en este tiempo. En lo que actuaciones se refiere, dentro de un elenco sólido que responde a lo requerido, se destaca José Escobar que dota a su tio de sensible credibilidad en sus vaivenes emocionales.
“El amor es un bien” es una muy buena excusa para apreciar, no solo la gran escritura de Chejov sino el muy buen trabajo de Francisco Lumerman para reverdecer los laureles de un clásico, ubicándolo en la Patagonia sin perder nada de su esencia.

ver nota digital
(Clarín)
ver nota digital
(Tiempo Argentino)
ver nota digital
(Página 12)
ver nota digital
(El ciudadano)
ver nota digital
(Página 12)
La escenografía de El amor es un bien se caracteriza por la austeridad, con el fin de que las actuaciones estén en primer plano. Lo cierto es que el elenco consigue tocar una fibra: muchos espectadores terminan llorando o al borde de las lágrimas. Al director le gusta pensar a la obra como una “montaña rusa” que atraviesa diferentes estados emocionales, porque también tiene sus momentos de humor. "María Daniela Yacar"
ver nota digital
(Mónica Berman, Máquina de Escribir)
Cada uno, además cuenta una historia. Una historia que no pertenece al universo planteado, que, tal vez, lo que hace es sumar una instancia poética, además de la narrativa. Como un preciso mecanismo de relojería, juegan a tensar y a destensar. Proponen combinación de ritmos y oscilación entre la angustia, la risa, el patetismo, en fin. Francisco Lumerman lleva adelante una deliciosa dramaturgia y una dirección impecable. Manuela Amorosa, José Escobar, Diego Faturos, José María Marcos y Rosario Varela construyen sus personajes con una calidad inefable, en un momento en el muchos desconfían hoy de la categoría de personaje. El amor es un bien, es una verdadera belleza, una obra para conmoverse y disfrutar. Y para volver a valorar el incalculable bien que hacen los buenos actores a nuestra escena.
ver nota digital
el público opina