Jueves 22:30 hs.
[ El Ensamble fuera del Ensamble: "El Declive" en El Picadero ] de Nelson Valente
Función en el Teatro Picadero los jueves a las 22.30 hs. desde 18/1 hasta el 31/3.
Mención Mejor dirección, Mejor actor y Mejor actriz en Fiestas Regionales de Teatro Independiente 2018
sobre El Ensamble fuera del Ensamble: "El Declive" en El Picadero
Función en el Teatro Picadero - desde 18/1 hasta el 31/3, jueves a las 22.30 hs.
Pasaje Enrique Santos Discépolo 1857, CABA, 5199-5793, 

Reservas o compra on-line: www.plateanet.com

Compañía Banfield Teatro Ensamble
Mención Mejor dirección ( Nelson Valente),  Mejor actor (Enrique Amido) y Mejor actriz (Lide Uranga) en Fiestas Regionales de Teatro Independiente 2018

"De nadie estamos más lejos que de nosotros mismos”. F. Nietzsche


Elenco:
Lide Uranga, Pachi Molloy, Carlos Rosas, Enrique Amido
Fotografía: Mariana Fossatti
Asistencia de dirección: Leandro Calcagno
Dramaturgia, puesta en escena y dirección: Nelson Valente

Jorge Dorio recomienda ver "El declive" de Nelson Valente en Timbre 4
"La mañana con Víctor Hugo":  Gabriela Litch recomienda "El declive", de Nelson Valente
Entrevista realizada a Nelson Valente por Miguel Rep

dijo la prensa
(Entrevista a Nelson Valente por Miguel Rep)
ver nota digital
(Cultura del ser)

Tito y Susana visitan a un matrimonio amigo, Antonio y Nelly; ellos están pasando un día común, sin sobresaltos, donde la comunicación se manifiesta en forma sutil, hablando de cosas sin mucha trascendencia y sin ahondar en el pensamiento ni en el mundo interior de cada uno de ellos. Hasta que de pronto, una palabra que parece y que tendría que pasar desapercibida no lo hace y es ahí cuando se produce un cimbronazo y seguidamente la catarsis de dos de sus integrantes que sacuden a los demás y los hace meditar, al igual que a nosotros, los espectadores.

Esta obra escrita por el actor, director, dramaturgo, docente de teatro Nelson Valente, es un espiral de emociones. En el texto se puede ver claramente el deseo implícito de llegar a una transformación. Comenzamos pasivamente observando lo superficial de dos tranquilos pero controvertidos matrimonios adultos hasta llegar a lo verdaderamente trascendente, como es el conocer los deseos más profundos que están latentes y que ha llegado el momento de explicitarlos. La tensión que anida permanentemente nos mantiene en vilo, los silencios se vuelven desconciertos, las miradas reproducen turbaciones, el cuerpo y las acciones descargan matrices de aprendizajes que han dejado su huella. Y a veces, nos brota una sonrisa irónica al ver y asociar hechos con situaciones habituales producto de una cotidianeidad pasada que aun hoy se puede ver en muchas familias.

Los cuatro actores se desenvuelven con mucha actitud y aptitud sobre el escenario. Enrique Amido, abraza con vehemencia a Tito, un médico con anhelos encubiertos; Cristina Pachi Molloy, recrea dulcemente a Susana, una esposa sorprendida con lo que le depara el destino; Carlos Rosas, adopta con exaltación a Antonio, un hombre machista que tuvo su intento de salida; Lide Uranga, es Nelly, una ama de casa más como tantas que hay entre nosotras; ella es torpe, inocente, obediente, pero al fin rebelde. ¡Excelente la actuación de Lide, con mucha calidad interpretativa!

Aplaudimos intensamente a esta contundente puesta en escena, compuesta por una escenografía de estilo vintage que nos trae recuerdos inolvidables, por la gran dirección y dramaturgia de un impresionante autor como Nelson Valente, por la ductilidad de sus artistas Enrique Amido, Cristina Pachi Molloy, Carlos Rosas, Lide Uranga y por la enorme humanidad que contiene su argumento que nos llega y que sentimos completamente.

ver nota digital
(La butaca web)
La pieza se desarrolla en torno al vínculo entre dos matrimonios de adultos maduros, que transformarán un domingo rutinario y aburrido en un oscuro caos donde las miserias más profundas de cada individuo salen a luz. El Declive propone así una reflexión acerca del modo en el que construimos la felicidad y la posibilidad de cambiar de paradigmas aún en el último instante.


El argumento tiene una linea y en determinado momento se cambia rotundamente el curso de la historia. Con actuaciones destacables, convincentes, y personajes muy bien logrados, esta pareja de matrimonios, logra sumergirnos y hacernos parte de la discusión de ese living. El director describe la obra como “Una tragicomedia con tintes realistas”, cuya descripción se asemeja a la temática que lleva “El loco y la camisa”, otra obra de Nelson Valente, que actualmente está en cartel con su octava temporada. Una obra contada a través de un realismo crudo, la obra aborda interrogantes y conflictos universales del ser como el valor de la libertad, el desgaste propio de las relaciones y los mandatos sociales.

El Declive es una obra que nos invita a reflexionar acerca del modo en el que construimos la felicidad y la posibilidad que tenemos de poder modificar el curso de las cosas.

ver nota digital
(Tranvías y deseos)
ver nota digital
(La Unión)
Lide Uranga, una destacada actriz de Banfield, forma parte del elenco de “Sobre Mirjana y los que la rodean”, “El loco y la camisa” y “El declive”, estas dos últimas de Nelson Valente, tres obras que forman parte de la cartelera El Picadero.

“El declive”, después de haber debutado en el Banfield Teatro Ensamble y de haber estado en cartel en Timbre 4, regresa mañana a escena en El Picadero, un emblemático espacio porteño ubicado en el Pasaje Discépolo 1857, en su nueva temporada.

Con esta comedia dramática, Valente regresa a los conflictos familiares con una reflexión sobre los mandatos sociales y el modo en que construimos la felicidad a lo largo de una vida.

A partir de un realismo crudo, la obra aborda interrogantes y conflictos universales del ser, como el valor de la libertad, y el desgaste propio de las relaciones interpersonales que se acumulan a lo largo de una vida.

ver nota digital
(Crónicas y versiones)

“El Declive”, una comedia dramática de la Compañía Banfield Teatro Ensamble con dirección y dramaturgia de Nelson Valente, regresa a escena en su nueva temporada los jueves, a partir del 18 de enero a la 22,30 en El Picadero, ubicado en el Pasaje Enrique Santos Discépolo 1857, en el Centro porteño.

El reconocido director regresa a los conflictos familiares en esta pieza cuya dramaturgia aborda una reflexión sobre los mandatos sociales y el modo en que construimos la felicidad a lo largo de una vida.

A partir de un realismo crudo, la obra aborda interrogantes y conflictos universales del ser, como el valor de la libertad, el desgaste propio de las relaciones interpersonales o los mandatos sociales que se acumulan a lo largo de una vida.

Las escenas se desarrollan en torno al vínculo entre dos matrimonios de adultos maduros, que transformarán un domingo rutinario y aburrido en un oscuro caos donde las miserias más profundas de cada individuo salen a luz.

“El Declive” propone así una reflexión acerca del modo en el que construimos la felicidad y la posibilidad de cambiar de paradigmas aún en el último instante.

ver nota digital
(La Nación)
ver nota digital
(La Nación)

En esta obra no habrá héroes ni dinastías ni reyes, estará el hombre de más de 60 años que descubre que toda su vida estuvo al servicio del otro y que él ha quedado postergado. Una obra que cala hondo, cuestiona e interpela sobre lo que sucede con las personas cuando sienten perder sus fuerzas y asistir a su lento declive. Como contrapartida queda suspendida la pregunta sobre si seremos capaces de animarnos a torcer el rumbo.

 

ver nota digital
(La Nación, por Jazmín Carbonell)
ver nota digital ver nota escaneada   
(Daniela Yaccar, Diario Página 12)
Los viernes, la obra se realiza en el departamento de Banfield donde trabaja el dramaturgo y director, en tanto que los sábados las funciones son en Timbre 4.
“El espacio sirve como disparador de climas y situaciones”, detalla Valente. Además de tener sus dos obras en cartel, Nelson Valente se prepara para dirigir al actor mexicano Gael García Bernal.
ver nota digital ver nota escaneada   
(Página 12, por María Daniela Yaccar)
Nelson Valente, autor y director de El loco y la camisa, regresa con El declive: “No tengo intenciones de hacer algo nuevo”
Los viernes, la obra se realiza en el departamento de Banfield donde trabaja el dramaturgo y director, en tanto que los sábados las funciones son en Timbre 4.
“El espacio sirve como disparador de climas y situaciones”, detalla Valente.
Además de tener sus dos obras en cartel, Nelson Valente se prepara para dirigir al actor mexicano Gael García Bernal.
ver nota digital
("La mañana con Víctor Hugo", por Gabriela Litch)
ver nota digital
(Silvana Avellaneda (Radio Nacional))
"Nelson Valente es un gran gran dramaturgo que logra desde mundos en apariencia cotidianos, increparnos con las más ácidas y existenciales cuestiones. ¿Cómo construimos nuestra idea de "felicidad"? ¿somos "felices"? ¿Amamos o nos acostumbramos? Qué tanto nos animamos a cuestionar nuestros pequeños mundos de apariencia perfecta... El Declive de la Banfield Teatro Ensamble es una gran gran obra que nadie puede perderse. Los sábados a las 20.30 en Teatro Timbre 4. Actuaciones increíbles de un elenco increíble, como Lide Uranga o el Tito de Enrique Amido. ¿Somos valientes para patear el tablero y dar de nuevo?”

Silvana Avellaneda, coordinadora periodística en Radio Nacional
(La Razón, por Javier Firpo)
ver nota escaneada   
(Cultura sin Spoilers, por Carla Bleiz)
¿Qué implica que algo “nos haga felices”? ¿Sabemos lo que nos hace felices? ¿Nos damos cuenta cuándo estamos viviendo la felicidad y cuándo no? ¿Cómo se define la felicidad? ¿Se la puede pensar en términos relativos? ¿Conocemos lo feliz cuando vivimos lo angustiante? Todo es un misterio, pero el buen teatro motiva a hacernos ese tipo de preguntas.
”Pobres, porque no saben cuánto tiempo (de vida) les queda”, dice Nelly, y Susana le contesta que “¿Y qué tiene? Si lo están disfrutando”. Silencio. Sigue el silencio. Es largo el silencio. El declive aprovecha ese recurso para incomodar. Todo es tenso por momentos, sin que nadie diga nada. Y puede sentirse en toda la sala.
Un poco de todo eso pensé al ver la obra de Nelson Valente, genios si los hay. Pero a diferencia de otros trabajos suyos, en este me costó entrar un poco más: me interpeló diferente, a otro ritmo. Sin embargo, terminé igual de conmovida con la escena final. La última escena es abrumadora, caótica y contradictoria, casi como la felicidad.
Carla Bleiz
ver nota digital
(Sobre BUE, por Lucho Gutiererz)
Sin ningún tipo de pretensión, aparece esta obra que resalta del estándar de nuestra cartelera por ser exhibidora de un momento de la vida que es común a todo mortal.

Valente, que siempre apunta a lo profundo, gesto que le ha valido la formación de un reconocido núcleo de nuestro teatro nacional, va con este material a reflexionar sobre nuestras relaciones a la edad madura, en la que cabe la frase “hemos compartido una vida”, pero el cuestionamiento de la escena es cómo se llega a ese punto cuando se ha maltratado al compañero de viaje durante el recorrido, y aparece la sabia teoría de la causa y el efecto. Qué esperar de lo que se realiza día tras día. Cuál es el pago a nuestro destrato.

E

ver nota digital
(Espectáculos de acá)
La historia que nos cuenta la obra es algo cotidiano que internamente todos los mortales sufrimos y rompe con la barrera de la edad. El Declive nos muestra la vida de 4 personas que, mediante cambios actitudinales de la gente que los rodea, se van sintiendo atrapados en una vida que no los hace feliz, que no los identifica, que los ahoga y los ata a tener que sostener esa infelicidad por el resto de sus días. A esto se le agrega la desesperación de los personajes por considerarse de la tercera edad y sentir que han perdido todos sus años haciendo cosas que no les atraía ni les generaba ningún tipo de júbilo.

La ambientación es excelente, la sala en sí, se vuelve escenario. A Tito; Susana; Antonio y Nelly los tenemos ahí al lado nuestro y uno se convierte en un protagonista mudo, viendo desde las sombras cómo se desarrolla la trama. 
Es un brillante espectáculo que nos dejará charlas pendientes con las personas con las que elijamos ir o simplemente con nosotros mismos ya que en soledad también se disfruta mucho esta obra. Van a pasar un lindo rato, van a reírse, a emocionarse y reflexionar en profundidad.

ver nota digital ver nota escaneada   
(La butaca web)
El argumento tiene una linea y en determinado momento se cambia rotundamente el curso de la historia. Con actuaciones destacables, convincentes, y personajes muy bien logrados, esta pareja de matrimonios, logra sumergirnos y hacernos parte de la discusión de ese living.
El director describe la obra como “Una tragicomedia con tintes realistas”, cuya descripción se asemeja a la temática que lleva “El loco y la camisa”, otra obra de Nelson Valente, que actualmente está en cartel con su octava temporada. Una obra contada a través de un realismo crudo, la obra aborda interrogantes y
conflictos universales del ser como el valor de la libertad, el desgaste propio de las relaciones y los mandatos sociales.
El Declive es una obra que nos invita a reflexionar acerca del modo en el que construimos la felicidad y la posibilidad que tenemos de poder
modificar el curso de las cosas.
ver nota digital ver nota escaneada   
(Luna Teatral )
ver nota digital
(Diario Clarín)
ver nota escaneada   
(Alberto Di Nardo, Periódico Nuevo Ciclo )
ver nota escaneada   
(Alberto Di Nardo, Periódico Nuevo Ciclo )
ver nota escaneada   
(Agenda "La Nación")
ver nota digital
("Arte en línea" RadioZónica)
A partir de un realismo crudo, la obra aborda interrogantes y conflictos universales del ser como el valor de la libertad, el desgaste propio de las relaciones interpersonales o los mandatos sociales que se acumulan a lo largo de una vida. La pieza se desarrolla en torno al vínculo entre dos matrimonios de adultos maduros, que transformarán un domingo rutinario y aburrido en un oscuro caos donde las miserias más profundas de cada individuo salen a luz.
El Declive propone así una reflexión acerca del modo en el que construimos la felicidad y la posibilidad de cambiar de paradigmas aún en el último instante.
ver nota digital
("A puro teatro", Radio Palermo)
ver nota digital
(La Razón )
Hoy el autor y director Nelson Valente, una de las plumas más atractivas del teatro off, es de los directores más sensibles, que saben qué retratar en escena. Sucede también con “El declive” y con la nada alternativa “El pequeño poni”, espectáculos de alto vuelto
ver nota digital
(Alternativa teatral)
ver nota digital
(AUNO Agencia Universitaria de Noticias, por Marcos Stábile)
ver nota digital
(Agenda "Telam")
ver nota digital
(Agenda "Guía La Nación")
ver nota digital
(Clarín, por Sandra Comisso)
ver nota digital ver nota escaneada   
(Fun Cinema, por Mariana Jaqueline Ramírez)
ver nota escaneada   
(La Unión (por Edgardo Solano))
Con dirección y dramaturgia de Nelson Valente, “El Declive”, una puesta que nació en el Banfield Teatro Ensamble, se mantendrá en cartel durante los sábados de julio, agosto y septiembre en las tablas del espacio porteño Timbre 4, México 3554.

Con un elenco integrado por Enrique Amido, Cristina Pachi Molloy, Carlos Rosas y Lide Uranga, la obra aborda interrogantes y conflictos universales del ser como el valor de la libertad, el desgaste propio de las relaciones interpersonales o los mandatos sociales que se acumulan a lo largo de una vida.

La pieza se desarrolla en torno al vínculo entre dos matrimonios de adultos maduros, que transformarán un domingo rutinario y aburrido en un oscuro caos donde las miserias más profundas de cada individuo salen a luz.

ver nota digital
(Diario popular)
Valente nos para frente a un espejo. Alguna escena o apenas un diálogo logrará la empatía, el nudo en la garganta, la sonrisa cómplice de vernos en él. Los personajes nos interpelan. Y los actores que los encarnan (porque no los interpretan, los hacen carne) son indispensables. Cualquier podría decir que, claro, que todos los actores lo son en una obra. Pero que se entienda: estos actores son indispensables en esta obra. No debe haber mayor elogio para un actor que confesarle que nadie hubiese podido desentrañar, caracterizar y (vuelvo a este verbo tan preciso) encarnar un personaje. Pues vaya para ellos este parecer y para el guión tan certero, crudo por momentos, insólito por otros, un aplauso tan extenso como el que se escuchó en la función del sábado.
ver nota digital
el público opina